Cómo atarse los cordones, según la patología

Los cordones existen desde hace miles de años. Tradicionalmente se fabricaban en cuero, yute, algodón y otros materiales. En la actualidad, se fabrican con fibras sintéticas. Lo que no todos conocemos son los numerosísimos métodos que existen para atar los cordones de los zapatos, con sus distintas modalidades y beneficios específicos.

Conocer su pie es importante, tanto para elegir el calzado correcto como para emplear un tipo de atado u otro.

¿Cómo atarse los cordones, según la patología?

Mostramos algunos de los principales tipos de atado, según lo que queramos obtener.

  • Atado para evitar el deslizamiento del talón. Este tipo de atado ejerce mayor presión en el tobillo sin influir en el resto del pie.
  • Atado para pie ancho. En este caso, uno de los trucos que mejor funciona consiste en dividir los cordones en dos zonas para anudar, de tal forma que podemos sujetar dos partes del pie de forma independiente, con distintas presiones. Así podemos ajustar aquellas partes que pretendamos sujetar, mientras aquellas zonas más anchas del pie pueden tener más holgura.
  • Atado para pies con mucho puente. En este caso suele producirse dolor por la sobrepresión en la zona donde el arco es mayor. Para evitarlo, dejamos la zona en la que tenemos mayores molestias sin cruzar, acordonando en paralelo. De esta forma, reducimos la presión.

atado-de-cordones-con-dolor-en-el-empeine

Atado para pies con mucho puente y aliviar el empeine

atado-para-pie-ancho

Atado para pie ancho o separado para distintas zonas de presión

evitar-deslizamiento-de-talones

Atado para evitar el deslizamiento de los talones

Si queréis conocer más métodos, os recomendamos acceder a la siguiente dirección https://www.fieggen.com/shoelace/lacingmethods.htm , donde podréis encontrar hasta 42 formas diferentes de atar los cordones en los zapatos. Incluye ventajas y desventajas para cada uno de ellos. Eso sí, está en inglés: pero seguro que lo entendéis fácilmente. En caso contrario, siempre queda el recurso de hacer click derecho y seleccionar ‘Traducir a español’, opción que aparece en los navegadores.

¿Os ha resultado interesante el artículo? ¿Creéis que puede resultarle útil a una persona a quien conocéis? Pues ya sabéis, ¡a compartir por las redes sociales! Y lo más importante: mirad vuestras cordoneras, no sea que tropecéis al andar.